La industria del futuro está al alcance de cualquier empresa, ya sea grande o pequeña, independientemente de su tamaño es requisito indispensable que las empresas experimenten un proceso de transformación digital.

La cuarta revolución industrial es el cambio de máquinas que operan automáticamente programadas  por personas, a máquinas que operan igual, pero autogestionadas. Ya no se trata de que una persona permanezca en el mismo sitio vigilando la operación sino que la propia máquina vaya haciendo su trabajo. Lo que permite que las personas erradiquen sus actividades sin valor agregado y pueda enfocarse en optimizar el proceso para hacerlo más eficiente. Si logramos recolectar la información correcta junto con las herramientas indicadas se pueden tomar decisiones mucho más acertadas y beneficiosas para la empresa. 

¿Qué es Automatización industrial?

La automatización industrial es el uso de sistemas o elementos informatizados y electromecánicos para controlar maquinaria y procesos industriales, reduciendo al mínimo la intervención humana en las tareas más repetitivas, peligrosas o de alto esfuerzo físico, liberándose para desarrollar tareas de mayor valor añadido. Los procesos automatizados incorporan sensores y actuadores que ejecutan las órdenes de los dispositivos de control, midiendo variables como temperatura, posición, presión.

Quizás te pueda interesar: La industria Manufacturera en Colombia y los nuevos retos de la industria 4.0

Dar pasos a ciegas nos puede llevar a perder tiempo y dinero. 

Internet de las cosas

Con la irrupción del internet de las cosas, el número de elementos físicos se multiplican, y  la comunicación máquina a máquina es más precisa, haciendo que funcionen de forma colaborativa y armónica, en el desarrollo del proceso o producto industrial deseado.

Además, la incorporación de la inteligencia artificial a los automatismos ha permitido que las máquinas aprendan, reconozcan el entorno y tomen decisiones. Con la automatización inteligente, las máquinas son capaces de predecir los fallos, evitar riesgos y realizar procesos de ajuste y mantenimiento por sí mismas. Al mismo tiempo, al llevar incorporada la sensorica es posible monitorizar todo el proceso automatizado, a través de interfaces HMI (human machine interface). 

Los antiguos paneles con pequeñas luces parpadeantes, hoy son interfaces más amigables. También, se ha avanzado mucho en el diseño de los dispositivos  rugerizados: tablets, portátiles y estaciones de trabajo capaces de actuar en las condiciones más extremas de agua, polvo, temperatura, humedad. Pero en la industria 4.0, el interfaz puede ser la propia realidad en la que se maneja el operario. 

Realidad virtual 

La aparición de la realidad virtual y la realidad aumentada permiten interaccionar bien en espacios simulados, o bien sobre la imagen real. De esta forma, la interacción con la máquina es más intuitiva y natural, reduciéndose la necesidad de capacitación especializada, o la presencia de personal experto. 

La evolución de la comunicación hombre-máquina, viene de la adaptación que ofrece la máquina, de esos datos a la persona que los demanda. En la actualidad, el hombre es capaz de presentar la información de una manera que hace años era inviable. La capacidad de computación que se tiene ahora mismo en las máquinas, no es comparable con la de hace unos años. 

Los clientes son quienes deciden qué es lo que quieren que se les muestre en una pantalla, porque todo se puede mostrar, monitorear, e incluso, generar alertas en tiempo real. Lo que se busca con la incorporación colectiva hombre-máquina, es que la comunicación sea amigable y no ajena como en años anteriores.  La tecnología avanza de forma acelerada y con ella nuevas tecnologías y robustos sistemas de información que le permiten al hombre mejorar su trabajo. 

Las máquinas no vienen a sustituir a las personas, facilitan la tarea y, asimismo, poder moldear a su gusto, es decir, que la persona trabaja de forma colaborativa con la máquina según sus necesidades, para que al final de la operación, los datos que arroje la máquina sean de forma objetiva y no por “corazonadas”. Sin ningún criterio que lo pueda conducir a un error. 

También te puede interesar: Transformación digital en la industria 4.0 – Ibisa

Tecnologías vestibles

Las tecnologías vestibles como las gafas inteligentes o pantallas integradas en los cascos, permitirán interaccionar con las máquinas, manteniendo libre las manos para operar directamente el elemento físico. Actualmente, los robots incluyen sensorica, visión e inteligencia artificial, que les permite colaborar con personas sin barreras y sin  riesgos. Incluso en entornos complejos de producción ya están trabajando en el desarrollo de robots vestibles; un nuevo modelo de robot que proporciona exoesqueletos a los trabajadores industriales, facilitando el trabajo de tareas complejas, aumentando su productividad y evitando lesiones. 

No es posible imaginarse una industria 4.0 sin la automatización global.

Plataforma de industria 4.0 Ibisa

La plataforma de industria 4.0 ibisa te permite visualizar todos los datos de la planta industrial en una sola pantalla. Nos enfocamos en la digitalización para la automatización de procesos industriales

Con la plataforma ibisa es posible crear un flujo de trabajo colaborativo entre las personas y las máquinas gracias al IoT (tecnología de las cosas), lo que permite crear un lenguaje común entre los operarios y las máquinas

Ibisa se agrupa en 3 grupos de componentes acordes a las funcionalidades de la transformación digital industrial, más de 25 módulos digitales integrados entre sí que permiten crear soluciones digitales: 

  • Anticipación: IoT, Big Data, Analítica.
  • Colaboración:  movilidad, tareas, chat.
  • Ejecución: flujos de trabajo y reglas de negocio.

Recibe una asesoría gratuita y conoce cómo optimizar tu planta de producción.